El adiós del iPod que hizo posible el iPhone

En este momento estás viendo El adiós del iPod que hizo posible el iPhone
  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:8 minutos de lectura

Esta semana, Apple ha anunciado la retirada del iPod Touch, su último producto con el nombre de «iPod». Más de 20 años después de que se anunciara el iPod original, y tras más de una década a la sombra del iPhone, puede ser difícil recordar lo importante que fue el dispositivo para Apple. Pero el reproductor de música ayudó a definir la empresa que conocemos hoy, y fue un factor importante para sacarla del borde de la ruina.

Muchos hemos crecido con el iPod y es un adiós a un viejo amigo que siempre llevaremos en nuestro recuerdo, pero gracias el iPod es que tenemos el iPhone y toda la industria de teléfonos inteligentes.

La historia del regreso de Apple se ha contado una y otra vez hasta el punto de convertirse en un mito, así que intentaremos ser breve. Los años 90 no fueron buenos para la empresa, y casi la dejaron en la quiebra. Sin embargo, con el cambio de siglo, las cosas empezaban a cambiar: el iMac G3 se vendía bien y los ingresos de Apple empezaban a crecer de nuevo. Pero aunque el iMac original estabilizó a Apple como empresa, ésta seguía siendo un nicho en el mercado de la electrónica de consumo.

iPod - historia y legado

Llega el iPod. En octubre de 2001, Steve Jobs presentó el ahora icónico reproductor de música portátil, que se sincronizaba con tu Mac a través de FireWire y tenía capacidad para 1.000 canciones en MP3 en un disco duro de 5 GB. No era el primer reproductor multimedia portátil, pero uno de los primeros anuncios del iPod (en el que aparecían muchos bailes pero ninguna silueta) mostraba al instante por qué querías tener uno: con unos pocos clics, podías llevarte la biblioteca musical de tu ordenador a cualquier parte con un dispositivo que cabía en tu bolsillo.

Las ventas del iPod se dispararon en los años siguientes, cuando Apple introdujo más modelos y añadió compatibilidad con Windows. En 2002, Apple vendió unos 400.000 iPods, según Statista. En 2006, Apple vendía 39 millones al año. El iPod había superado rápidamente al Mac en términos de unidades vendidas, llegando a un público mucho más amplio y, sobre todo, haciendo que el público en general se familiarizara con Apple como una empresa que fabrica productos que se llevan en el bolsillo.

Y las ventas siguieron creciendo. Según Statista, la empresa vendería más de 51 millones en 2007. Pero ese fue el año en que Apple presentó su siguiente gran producto: el iPhone.

El iPod se cierne sobre el anuncio del iPhone, hasta el punto de que lo primero que dice Steve Jobs sobre el smartphone es que es «un iPod de pantalla ancha con controles táctiles«. Es una comparación acertada, ya que el iPhone se basa en muchos conceptos que introdujo el iPod.

Empecemos por lo obvio: cuando el iPhone salió por primera vez, había que sincronizarlo con iTunes para activarlo y configurarlo. Jobs lo utilizó como argumento de venta al presentarlo, diciendo que los propietarios de un iPod ya sabrían cómo configurar su teléfono y probablemente ya tendrían sus datos en iTunes. Y después de configurar el teléfono, verás una aplicación llamada iPod en él, cuyo icono representa un dispositivo clásico adornado con una rueda de desplazamiento.

Luego está la App Store, que llegó a definir el iPhone, a pesar de no ser siquiera una de sus características originales. Cuando se lanzó en 2008, Apple ya tenía media década de experiencia en la creación y el mantenimiento de una tienda digital. Había lanzado la iTunes Music Store en 2003 como una forma de comprar música digital para su entonces nuevo iPod de tercera generación. Y Apple empezó a vender películas en iTunes en 2006, mientras construía su infraestructura para la era del consumo de medios portátiles. El iPhone fue una revolución en muchos sentidos, pero es difícil imaginar cómo habría sido sin el iPod.

Por supuesto, el iPod no merece el crédito por todo lo que el iPhone popularizó. Tenía juegos, pero no fueron uno de sus principales puntos de venta hasta el iPod Touch. Y a pesar de la broma de Steve Jobs durante el anuncio del iPhone, la rueda de clicks fue usurpada en gran medida por la pantalla táctil, a pesar de los buenos recuerdos que muchos tienen de este dispositivo de entrada.

Aunque el iPod seguiría vivo durante años después de la introducción del iPhone (incluso el Nano y el Shuffle aguantaron durante una década después de que iOS entrara en escena), sus días como la cosa por la que Apple era conocida estaban contados. El récord de ventas de iPods de Apple se produjo en el primer trimestre de 2009: los consumidores compraron 23 millones de ellos. En ese momento, se trataba de los Shuffles de segunda generación, los iPod Touch de primera y segunda generación, los Nanos de cuarta generación y el iPod Classic.

El iPod no volvería a alcanzar esas cotas. Mientras las ventas del iPhone despegaban como un cohete, cada vez menos gente compraba iPods. En 2010, se presentó el iPad (que Apple soñó como dispositivo de pantalla táctil antes de que se le ocurriera la idea del iPhone). En dos años, también se vendió más que el iPod en su mejor momento. El iPod Touch era un buen dispositivo si querías un iPhone sin el teléfono, pero, para la mayoría de la gente, el iPad encajaba aún mejor en ese molde.

iPod Touch Apple
iPod Touch – la última versión del iPod de Apple.

La importancia del iPod en Apple siguió disminuyendo durante la siguiente década. En 2015, los informes de ganancias de Apple agruparon el iPod en una categoría de «Otros productos» con el Apple TV, el Apple Watch, Beats y «accesorios de marca Apple y de terceros.» El iPod Classic, el último de la línea iniciada por el iPod original, fue descatalogado en 2014. El iPod Nano y el Shuffle serían los siguientes en desaparecer en 2017, y el iPod Touch cayó finalmente en 2022.

Es difícil imaginar que Apple haya vendido muchos iPod Touch de séptima generación en los últimos años, pero seguro que habrá al menos unas cuantas personas que lo echarán de menos: cuando fui a mi Apple Store local el martes para comprar uno, los empleados me dijeron que no era ni mucho menos la primera persona que lo hacía al enterarse de la noticia de que estaba descatalogado. A partir de 199 dólares por el modelo de 32 GB, era el dispositivo iOS más barato que se podía comprar nuevo en Apple. Ese honor recae ahora en el iPad básico, cuyo precio es de 329 dólares para el modelo de 64 GB. El Touch fue también el último dispositivo fácil de llevar en el bolsillo que Apple vendió con (dilo conmigo ahora) una toma de auriculares.

Legado del iPod

Aunque el iPod ya no existe, su legado sigue vivo. Se pueden trazar muchas líneas desde la línea del iPod hasta lo que Apple está haciendo con éxito hoy en día: la música sigue siendo una parte importante de su identidad, tanto con su servicio de streaming como con la asombrosamente popular línea de AirPods. A Apple le gustaba tanto el vídeo que le puso su nombre a todo un modelo de iPod; ahora tiene el Apple TV Plus, y comercializa el iPhone gracias a su destreza con el vídeo. ¿Y recuerdas aquella vez que la gente llevaba el iPod Nanos de pantalla táctil cuadrada como un reloj?

Pero aunque los servicios, los wearables y los accesorios son importantes para Apple, el iPhone sigue siendo su mayor fuente de ingresos con diferencia. Este tipo de éxito no se debe a un solo factor, sino a una serie de decisiones acertadas y un marketing sólido durante más de una década. Pero Apple sólo ha podido fabricar el iPhone gracias a todo el impulso que ha generado en la década de 2000, y gran parte de ello ha sido gracias a lo que ha conseguido con el iPod.

*Traducido y adaptado desde TheVerge por Tecxpla Media.

JJR429

Hola, Soy J. Jose Rodriguez, Founder y editor en Tecxpla, software engineer, me encanta aprender de nuevas tecnologías y compartirlas. Videojuegos, diseños, aplicaciones, criptomonedas, SEO, Starups y más.

Deja una respuesta